Ir al contenido principal

Las alas del deseo

"Cuando el niño era niño andaba con los brazos colgando,
quería que el arroyo fuera un río, que el río fuera un torrente
y que este charco fuera el mar. Cuando el niño era niño no sabía
que era niño, para él todo estaba animado, y todas las almas
eran una. Cuando el niño era niño no tenía opinión sobre nada,
no tenía ninguna costumbre, se sentaba en cuclillas,
tenía un remolino en el cabello y no ponía caras
cuando lo fotografiaban.

(...)

"Cuando el niño era niño no podía pasar las espinacas,
los porotos, el arroz con leche y la coliflor salteada.
Ahora se lo come todo, y no porque lo obliguen.
Cuando el niño era niño despertó una vez en una
cama extraña, y ahora una y otra vez. Muchas personas
le parecían bellas, y ahora sólo con suerte. Imaginaba
claramente un paraíso, y ahora apenas puede intuirlo.
Nada podía pensar de la nada, y hoy esta idea
lo estremece. Cuando el niño era niño jugaba con
entusiasmo, y ahora se sumerje en sus cosas como antes,
sólo cuando esas cosas son su trabajo.

(...)

"Cuando el niño era niño, las manzanas y el pan le bastaban
de alimento, y todavía es así. Cuando el niño era niño,
las bayas le caían en la mano sólo como caen las bayas,
y ahora todavía lo hacen. Las nueces frescas le ponían
áspera la lengua, y todavía es así. Encima de cada montaña
tenía el anhelo de una montaña más alta, y en cada ciudad
el anhelo de una ciudad más grande, y siempre es
así todavía. En la copa del árbol tiraba de las cerezas
con igual deleite como hoy todavía lo sigue haciendo.
Se asustaba de los extraños, y todavía se asusta;
esperaba las primeras nieves, y todavía las espera.
Cuando el niño era niño, lanzó un palo como una
lanza contra un árbol, y aún hoy vibra todavía."

Comentarios

  1. Por qué no podremos conservar la dulzura de la niñez???su candor enseña, no debemos dejar que la voragine mundial termine con el

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Anónimos

Esa historia de amor
la que existió
y nunca fue escrita
quizá para no mancharla
de licencias literarias

Ellos, amantes eternos
los que no fueron famosos
los mas afortunados
los que vivieron el amor discreto
y lo volvieron eterno

Los anonimos, los deconocidos
ellos son los protagonistas
de los amoríos verdaderos
no los que se cantan a los cuatro vientos
y se comentan en los libros.

Sírvase uno, café gratis

Se me antoja un café ahora. No porque lo haya deseado desde que llegué o porque el frío me lo sugiera, es más, ni me gusta tanto el café. Pero quiero un café ahora. Soy, lo admito, un fanático de las ofertas y el café que me serviré es gratuito.

Deseo una taza de café caliente y cuando me dispongo a servirla me decepciona que la cafetera esté fría y está fría por estar apagada. Habrá que encenderla pero carece de interruptor o instructivo visibles así que la inspecciono y después de una superficial análisis descubro que está apagada por estar desconectada. Trato de enchufarla pero el cable es corto y el enchufe en la pared casi inaccesible. Habrá que acercarlos de alguna manera pues ahora se me antoja más una taza de delicioso café caliente. Intento lograr la cercanía moviendo la cafetera hacia la orilla de la mesa pero el cable sigue quedando corto. Habrá que mover la mesa sobre la cual reposa la cafetera inerte, inservible si no está unida a la corriente eléctrica por este cable ridí…