Mi estado es maravilloso

Published by El abajo firmante under on 3:38:00 p. m.
En Oaxaca es hermoso vivir, tenemos de todo he aquí una lista en la que estaba pensando ayer mientras caminaba ( terminé agradeciendo un poco a aquél idiota por tirar mi moto y que yo pudiera recuperar ese viejo hábito).

Tenemos calles que se vacían en el momento en que mejor se puede aprovechar la noche, es decir, si eres asaltante la calle se vaciará justo cuando pasé alguién digno de ser asustado, si no eres asaltante o malviviente te darás cuenta de que la calle solo la compartes con tipos de muy mala pinta justos cuando no tengas "una salida rápida" y te dará un buen momento que recordar (posiblemente el resto de tu vida). Tenemos bares clandestinos y para todo tipo de gustos en cualquier clase de categoría y para todo tipo de preferencias en compañía tenemos dos buenas librerías que casi siempre tendrán algo interesante que no hayas leído. Tenemos vendedores ambulantes que amenizan el ambiente nocturno

uniforme.jpg

Published by El abajo firmante under on 7:26:00 p. m.
Hoy me la pasé de unlaopaotro todo el día, desde la mañana fuí a ver que onda con el administrativo que debía autorizar o rechazar la reparación de la moto (un empleado estatal la tiró con un vehículo oficial), como buen burócrata no estaba y llegué tarde al trabajo, para variar.

Tenían que formatear mi máquina porque ya tenía voluntad propia y se apagaba cuando se le hinchabanlas voluntades o nomás no me daba acceso al sistema o me botaba de cualquier cosa que hiciera. Cabe destacar que mi máquina funcionaba bien hasta que informática (ese departamento de gente hiper eficiente) le dió servicio y me la llenó de virus.

Empezaron a trabajar en el formateo y yo como pacman de una máquina a la otra para aprovechar tiempos muertos de mis compañeros y pudiera hacer como que trabajaba. Un rato así y de nuevo a la dependencia a pelear reparaciones. Al final de una larga negociación quedamos en que me pagan porque me pagan y el reponsable directo es el chofer imprudente (le pegó estando estacionada) y mientras el se pelea con su sindicato y ve si le regalan o no la reparación mi moto se tenía que ir al taller y tenía que empezar su desarme y chequeo.

Así que ahí vamos, encierro para sacar una camioneta de la secretaría para transportar la moto, papeleo por aquí y allá y directo a la recaudación para trepar a la chaparra y se fuera al hospital. Un tráfico de la fregada y sin lugar para estacionarse en el taller. La bajamos a cuadra y media y a empujarla. Llegamos al taller y ni quien nos atendiera, una llamada lo solucionó y enseguida arreglé que todo lo dañado por el golpe se pusiera nuevo.

Naturalmente el imprudente protestó pero no le quedó de otra, se le advirtió que una vez conseguidas las piezas deberían ser repintadas pues la moto no tenía el color ni aplicaciones de serie. El mecánico empezó la revisión minuciosa (tal cual había arreglado) y le sacó todos los detalles visibles, se rompieron o dañaron salpicadera trasera, espejo direccionales, tapa lateral, manija, faro auxiliar y posapié izquierdos, el flotador del tanque de gasolina al parecer se movió y no marca correctamente el nivel de gas, el manubrio y el pedal de cambios deben ser cambiados, algo del barillaje de cambios y la manija del clutch tambien se fueron a la basura, pedí una revisión completa y además tendrán que checar si no hubo daño en simetría y acomodo de piezas. La lista de detalles se hacía más y más grande cada vez y el susto del mono se agrandaba con ella.

Al final pagará casí la mitad de lo que me costó la chaparra, cosa que se pudó evitar completamente con fijarse antes de hacer maniobras a lo pendejo.

Del taller a la oficina de nuevo, y a revisar la máquina. Sorpresa! no tiene office y mi terminal del sistema noe stá personalizada, el teclado y los marcadores y accesos rápidos no fueron respaldados (error mío). No tenía más que Internet explorer, mi terminal de SAP y notepad para trabajar. Ni modo a chingarle como dice mi tía y a ponerme al corriente con peticiones pendientes y a agradecer lo que mis compañeros hicieron por ayudarme mientras hechaba pleíto en la secretaría.

Salgo de la oficina y a recoger un disco de office, de ahí a lavar trastes y ropa a la casa y ver como mis compañeros de departamento se peleaban por motivos realmente desconocidos. Luego casi se basan pero al parecer antes de mi llegada las cosas estaban densas.

Terminó de hacer como que lavé y me regresé a la oficina, instalé mis programas imprescindibles (iTunes, Firefox, HotSync, Thunderbird) y me pusé a respaldar correos porque el sistema seguía en mantenimiento (informática de nuevo con sus estimaciones erroneas en tiempos). Y para mi gran enojo, la palm no se recarga ya con el usb, reestructuré mis carpetas y empece a escribir.

Mientras veía como pasaban archivos de un lado a otro la máquina hizo una pausa en el archivo uniforme.jpg, y Umberto Tozzi amenizó el momento con la mía donna. Eso me arrancó la primer y más grande sonrisa del día. El archivo es una foto (casi obvio) de una persona a la cual hace mucho no le dedicó un post pero a quien recuerdo con frecuencia, cada vez con mayores intervalos de tiempo pero sigo recordándola. Hace más o menos un año la conocí y me provocó pánico pues la confundí con la suicida cuando me contacto vía internet. Después de eso me enamoré de sus dedos de pollo y su sonrisa de gato de chessire, de su manera de desvelarse con nuestras ciber pláticas de toda la noche y de su forma de comer lo que cociné para ella. En fin me enamoré de la fulana para acabar pronto y todo acabó tan pronto que nunca empezó. Ví su foto y me siguió pareciendo encantadora. Lástima (y lastima) que entre berrinches y falta de interés se haya roto todo tipo de comunicación.

En otro tema y haciendo un breve comercial, ayer fue la apertura de un nuevo bar en el centro. Por promoción pagué 25 cómodos pesos por 6 cervezas y 3 cigarros.

No es enojo, es encabronamiento.

Published by El abajo firmante under on 3:42:00 p. m.
Hoy por la mañana un taxista imprudente me obligo a meterme entre dos coches en el alto porque nomás no freno y casi me aplasta contra el cavalier que tenia al frente.

Me dijé ese fue el susto y mal trago del día y llegué como siempre a trabajar. Pare la moto donde siempre lo hago y me pusé a trabajar con los audifonos puestos. Un ruido raro me sacó de balance y pensé: otro motero que se da en el tope. Luego escuche un "tu moto" que no me gustó nada. Desde el balcón la ví tirada casi tapada por una camioneta de tres toneladas. No entiendo porque le pego (bueno porque el tipo de la camioneta es un pendejo) si tenía espacio suficiente de ambos lados, salió del estacionamiento a menos de 10 km/h y la moto no le estorbaba a menos que de plano se cerrara sobre la banqueta.

Bajé y el tipo quedó de pagar, ya llamé para cotizar y en partes le saldrá casi en la cuarta parte de lo que me costo la moto. Por ahora mi moto esta arrumbada junto al baño de la recaudación y espero la llamada del monito para arreglar los pagos.

Le quedan 20 minus o iré al MP.