Soy un ñoño

Published by El abajo firmante under on 8:38:00 p. m.
Escucho todos los días a Martha Debayle en la oficina. Hoy tocó escuchar fallaste corazón y estoy a punto de las lagrimas. Pura cursileria y casi me corto las venas o le llamo a la fulana aquella que sueño y pienso casi a diario y no sé porqué pues nunca pasó nada con ella.

En campaña anti latas

Published by El abajo firmante under , , , , , , on 3:08:00 p. m.
Ayer me estaba quejando de los enlatados y justo después de publicar me salí de la oficina. Pase por la cena y al llegar a la casa me dieron ganas de salir a dar vueltas en la motito. Mi vecino me dio el mejor pretexto necesitaba un ride y gustoso lo lleve a su taller. De regreso por la ruta acostumbrada para volver del norte de la ciudad me toco el alto frente a la terminal de ADO. Frente a mi un taxi estaba atravesado, para variar. Me porte buena onda y lo deje pasar. Ya casi me tocaba el siga y seguía el taxi frente a mi.
Luz verde y zape, moto al piso y el neno a un lado a duras penas sosteniendola. El susto fue cabrón pero más cabrón mi enojo cuando la monita de la explorer que me empujó solo soltó una risa indescifrable. Le dije parate aquí enfrente, hizo como que se detenía y enseguida aceleró y llego al siguiente semáforo. Paré y encendí la moto. La alcance y se le cerró un taxi. Entró a la gasolinera forzada por el taxi y no le quedó más que detenerse y dar la cara. Todo enojado me bajé y con casco en mano empecé mi letanía que si era un pendeja, si estaba ciega, si tenia en mi chamarra un símbolo de tiro al blanco o qué.

Les dije a la conductora y sus acompañantes, el mayor tendría 20 años, que no era un asunto de risa el golpear motos con camionetas. Revise la moto y se le quedó amarrado el freno delantero. La salpicadera trasera doblada y rayada. Les dije que por buena onda no llamaba a nadie más que un hojalatero y que el dijera en cuanto saldría el golpe le pagaran y ahí moría el asunto.

Pero los monitos se pusieron fresas, y dijeron que no, que nomás no pagarían sin un abogado presente. Llame a mi amigo hojalatero, el mismo que me ayudo pintando la moto hace menos de una semana y ellos a su abogado. Como imaginarán la monita no tenía licencia, la camioneta sin placas y permiso vencido.

Aproveche para darle de beber a mi motito y probé en el estacionamiento de la gas que no tuviera nada malo. Llegó el hojalatero y dijo que en 200 pesitos les salía el chiste. Ellos dijeron que eran 20 y no daban más. Ya estaba más que molesto con los monitos y su abogado ni llegaba. Cuando el tipo se apareció yo estaba copiando la serie de su camioneta y verificando su dirección. El abogado solo dijo paguen lo que les pidan y vayanse.

Estos son otros que han entrado en la lista negra. Ya tengo su dirección y el historial de su camioneta está algo raro. Es extranjera pero no fue registrada por la dirección general de aduanas según el portal de registro público vehicular. En fin si un día de estos me encuentro de nuevo a los monitos un poquito imprudentes, tengo la dirección de registro de su permiso y el número de celular que usan. Una llamadita y les caen por tener camionetas chocolate.

No es que sea un vengativo mal plan, solo que ya estoy un poco cansado de enlatados imprudentes.

Saludos a todos y felicitaciones a Tachi Min que por fin fue llamado para jugar. Ya sabía yo que patear primitos les serviría de algo pero nunca creí que los convertiría en futbolistas con los que no me meto a los golpes ahora. Y no es que le tema a los 10 cm que me rebasan sino por puro respeto a su deportiva vida.

Llevo un mes o más con antojo de mejillones con salsa de chile habanero y una chela. Tengo la salsa y la chela se consigue donde sea; pero una mugre lata de mejillones no puedo encontrar en esta la ciudad.

Por casi nada

Published by El abajo firmante under , , , , , , , , , , on 7:51:00 p. m.


La gente se espanta siempre por casi nada. Que si la policía te tiene encañonado enfrente de tu casa, que si tu moto se cree patinadora olímpica cada que llueve, que si tus cuates están bien pachecos, que si tienen que ir a sacar a alguien del instituto de artes porque ya está a punto de los golpes con otro tipo, que si por las nueces estás a punto de shock anafilactico en la oficina (eso casi nadie lo notó), que si comes el triple que una persona normal, quesqueestoquelotro.
Pero bueno no es para espantarse pero al final del día, o la madrugada, si es para divertirse. Al fin he tenido muy buenas cosas para contar pero no lo he hecho, la razón es simple estoy disfrutando mucho mi vida en estos días. Claro estoy loco y disfruto más cuando más situaciones raras me encuentro.

Solo reseñare las cosas por las cuales nadie se espanta pero que me han llenado tremendamente. La primera de ellas es el cambio de piel de mi motito. Empezamos con que le colocariamos bien las tapas laterales y para ver como pegarlas hubo que quitar el asiento, ya en eso pues decidi lavar el motor, luego acomodar aqui o alla. Al final pues desmontamos la salpicadera trasera para completarla (una caída la partió). Como no se vería igual que la delantera desmontamos esta para tomar el molde y de pronto la moto estaba como se ve a la izquierda.

Empezó el trabajo de lijado y despintado de las piezas cuando nos emocionamos y desmontamos el tanque para pintarlo también.

Al final fue cirugía total, se soldó lo que estaba roto, se pinto lo descolorido, lavó lo sucio y completo lo medio hecho. Fueron dos días de trabajo relajado y sintiendome muy hombre de maquinas mientras el proceso era lelvado a cabo en su parte complicada por los que sí saben de eso.

Las piezas estan terminadas y la moto armada pero aún no pasa a su sesión de fotos y no puedo subirlas por innexistentes.

El lunes por la noche, ya con la moto terminada me fui a ver a mis amigos Cari y Vidal, estaban tirandola frente al museo de los pintores y para lelgar ahí desde mi casa pues la vía rápida es por los cuellos de botella del mercado. Cuando estaba a punto de pasar a un chevy me alcanzó un moto y le indicó que pasaría. El tipo del chevy hizo gesto de "adelante" y justo cuando la moto aceleró el tipo le aventó el coche y comenzo a reirse. El motociclista se porto razonable y desistió. El asunto me enojo. El cheviero estaba empecinado en no dejar pasar a las motos, ni la scooter ni la mía tenían chance porque en cuanto lo intentabamos el tipo aventaba el auto. Nos decidimos a esperar detrás suyo. Y para mi gran enojo el tipo aprovechaba el desnivel de la calle apra dejar ir el choce hacia atrás y obligarnos a movernos. Esto fue durante dos cuadras a vuelta de rueda. Para cuando llegué a la esquina donde me saldría del problema el tipo dobló tomandola dirección de mi ruta y para colmo volvió a aventar el coche. Me aprendí las placas y hasta la marca de mezcal que estaban tomando en el coche. Aproveché que en Oaxaca se puede uno aventar sobre las banquetas y adelanté al mono. Me paré en la esquina y el mono no tenía para donde irse, le grité al tamarindo que estaba comiendo hamburguesas a unos metros y le señalé el cohche. Los detuvo y naturalmente al menos un susto y mordida debieron sufrir ahí.

Como lo amenacé hace unas semanas si te metes con los motociclistas ya me caiste mal. Sigo buscando precupuestos para las calcas de doblefileros, el coche que jugaba a cerrarse a las motos ya tiene su reporte en transito del estado, tengo en buen resguardo los datos del registro del vehículo y me aprendí las placas. Si lo vuelvo a topar haciendo tonterias ya tengo preparada la carta que llegará a su casa informando para que es utilizado el vehículo y que está fichado.

Sequiré coleccionando en la memoria las placas de los enlatados prepotentes o ataca motos y pronto iniciaré la campaña del miedo y la venganza, nada más enojenme y verán.

Para quienes crean que exagero con estos métodos les aclaro que casi pierdo una pierna, tengo uan rodilla de injerto, un pedazo menos de cadera y en mi haber tres meses de silla de ruedas por un enlatado imprudente al cual se le hizo fácil y divertido tirarme de la moto.