El silencio.

Published by El abajo firmante under , , , , , , , , , , , , , , , , on 8:09:00 p. m.
Antes de cualquier cosa declaro que no soy un silencioso. Me encanta hablar y escribir.

Cada vez me repugna más el mundo. Todos están molestandote con tal de que los escuches, le suben a todo al estéreo del coche, gritan cuando tienen una llamada telefónica, saludan de banqueta a banqueta a grito pelado, tocan el claxon como si de ello dependiera su vida, en fin. Estos son los clásicos ejemplos, bueno eran los clásicos ejemplos. Hoy me molestan de otra manera: me piden leer lo que no pedí leer y me escibe quien no pedí que lo hiciera, ser amigo de quien no conozco, descifrar códigos idiotas denigrantes del lenguaje, entrar a grupos de discusión y para colmo sobre temas que no me interesan.

Para que me entiendan supongan lo siguiente:

Se encuentran en una fiesta, llegaron y fueron presentados. A los 5 minutos ya todos saben tu nombre y como aparentas tener una conversación agradable todos te invitan a conversar. Ok, lo agradeces y conversas con algunos. Otros anotan tu número o dirección y quedan para después. El lunes te despiertas y en la puerta están tres de los invitados a la fiesta, desayunas con ellos y otros dos te acompañan al trabajo.
Llegas a la oficina y el quitagrapas (léase supervisor) ya te está pidiendo las fotos de la fiesta por un amigo de su compadre estaba por ahí.
A la hora de la comida ya recibiste tres o cuatro llamadas de personas que resultan ser conocidos de tus conocidos y la sociedad lte sugirió como su posible amigo, es decir conocen al mismo borracho ambos.
Comiendo te enteras por un mensaje de texto que tu ex. La que te cortó antes de la fiesta ahora anda con fulano. ¿cómo te enteraste de esta manera? pues el mensaje fue masivo y en menos de media hora habrá unas quince personas pintando grafitis en la fachada de tu casa preguntándote porque terminaron. Luego pasan y pintan la casa del vecino y le dans u dirección para hacer lo propio en sus casas.

Antes de ir a casa notarás que ahora también pintan la fachada de tu oficina y te invitan mediante estos grafitis a pintar sus casas, usar su mismo shampoo y formar un grupo de terapia para analizar por qué te dejo la monita aquella. Claro tu no sabes que en el callejón más cercano a tu casa ya existe un foro en que todos van y pintan cosas de las que te avergonzarías.

Pasan los días y tus conocidos, sus referidos, los conocidos de estos y así al infinito están peleando por ver quien tiene más contactos. Y entonces te darás cuenta de que lo mismo el pornógrafo infantil (léase cura de la esquina de tu casa), el poli de la entrada a tu oficina, el regidor de hacienda del municipio y el dealer de kiosko del zócalo comparten el mismo círculo de amistades que tus sobrinitos de diez años y se reunen en el pochote para discutir la profundidad de las palabras de Naruto mientras hace lo que sea que haga en esa serie idiotizante y adictiva.


¿Qué harías o pensarías en ese momento? Desearías no haber entrado a esa fiesta, ¿correcto?

Bien me arrepiento de entrar a redes sociales. No quiero conocer más gente que la que pueda tocar cuando la salude. Me canse de rechazar cadenas y advertir que no quiero leer por 40va vez el mismo chiste de pepito ( he llegado a pensar que en la red existen 80 mensajes y todos son reenviados millones de veces sin que nadie invente nada nuevo). Me convertí en un misántropo cibernético. Esto tiene sus ventajas y desventajas. La principal ventaja, solo converso con quien es necesario y cuando lo es. La segunda tengo silencio en el correo electrónico y el correo del trabajo solo tiene eso correos del trabajo. Existe una tercera, si hablo me escucha solo quien tiene interés y no molesto a nadie; es decir, nadie está obligado a leerme, pero tengo más lectores que intercambios de palabras con mis conciudadanos.

Las desventajas son raras, los tweeteros dicen que soy un autista porque ellos no se enteran momento a momento de lo que hago o dejo de hacer, los fotologueros Ti3N3n 1 XtR4Ni4 f0rM4 D no a-CrC NtNdr y la verdad no quiero ni imaginar que clase de boberías tendrán por ideas, los jaifaiveros (sic)siguen compitiendo por juntar el máximo número de amigos ¿de cuàntos de esos amigos pueden decir que identifican por la voz o el aroma? Yo sí reconozco a mis amigos sin verlos y eso no tiene comparación. Otra gran desventaja es que se me juzga como tecnófobo cuando soy lo contrario. Y como no saben ni lo que hago creen que escribo el blog desde una olivetti.

Solo quiero aclarar algunas cosas:

1.- Me gusta mi silencio, si lo interrumpes te elimino y me vale que me boletines como mal amigo en todas tus redes sociales. No hay bronca ni las uso.
2.- No soy tecnófobo ni vivo fuera de linea, paso diez horas diarias frente a monitores, manejo al día información de al menos quince portales distintos, leo lo que me gusta y vale la pena linkear, uso el celular para lo necesario y a fin de mes regalo minutos a mis amigos para que se acabe mi bolsa, pues no les llamo pal chisme, platico y convivo con ellos. No soy enemigo del internet ni la comunicación a distancia, mi trabajo es mantenerme en linea y mediante VoIP y correo electrónico solucionar problemas manejando tres sistemas de consulta distintos y uno más de datos fiscales.
3.- Si en una de esas redes sociales has sido admitido por mi usuario: pobre ingenuo nunca verás nada nuevo ahí a menos que sea que acepte a otro ingenuo.
4.- Sigo sonteniendo que el degradar el lenguaje es degradar al ser humano. No tengo nada contra los neologismos pero por el amor de Dios, eliminen la escritura emo-analfabeto de sus correos sobre todo si se trata del trabajo.
5.- Les agradezco a todos los lectores sus visitas y lecturas, espero ya haber conocido a la mayoría de ustedes y conocer en verdad a los que hagan falta, me da mucho gusto saber que el 53% de las visitas son visitas recurrentes.


Sean ustedes siempre bienvenidos a leer y aquí sí está permitido el grafitti en los posts.

Manual fallido para reenamorarse

Published by El abajo firmante under , , , , , , , , on 11:42:00 p. m.
Antes de iniciar guarde silencio, y olvídese del entorno, aléjese del mundo por unos instantes y capture el silencio. Cuando lo haya atrapado enciérrelo en su ser. Le será muy útil cuando se trate de reaccionar. Enamorarse y re-enamorarse no es lo mismo. El primer concepto es básico y esta al alcance de cualquiera. El reenamoramiento, en cambio, solo de aquellos que de verdad pueden amar y ser capaces de perdonar y superar sin olvidar. El olvido queda prohibido, el recuerdo marca la experiencia y la experiencia genera plenitud. Los errores son permitidos, las reincidencias son viles. Se puede cometer el error de repetir un error previo, pero deberá repararse el daño y pedir perdón apropiadamente. El perdón no siempre se pide con palabras, sin embargo necesita de dos actos inseparables a él: el arrepentimiento de quien erró y el amor de quien perdona. Quien se equivoca puede hacerlo a voluntad, o influenciado por otros, en el amor la interferencia de terceros es pecado, permitirlo es ser cómplice y pecador al mismo tiempo, por lo tanto se incurre en doble culpa. Quien interfiere en el amor ajeno, no tiene perdón. Quien pretende el amor verdadero de otro sin dar lo mismo, se encuentra en el mismo nivel que quien asesina, pues pretende condenar un alma eternamente. El amor es eterno, puede cambiar la forma de expresarse, pero nunca cambiará la entrega con que se presenta. Solo el amor es capaz de aceptación. El ser amante acepta a su ser amado y lo admira por lo que puede llegar a ser. El ser falsamente enamorado se conforma, el ser capaz de reenamorarse busca el crecimiento de su espíritu unido al del ser amado. El ser vil, pretende el amor de otros para limitarlos y apropiarse de su ser. Quien se enamora puede llegar a amar, quien ama libre y verdaderamente no puede enamorarse de alguien más, si ocurre será acaso un engaño del dolor o las mentiras que pretendan crearles o hacer creer. Dos seres enamorados resplandecen e iluminan el entorno. El entorno de dos amantes no puede ser iluminado, porque simplemente no existe. El amor todo lo cubre. El reenamoramiento es la fase fatal de las relaciones: la prueba final para comprobar si el amor es verdadero. Dos seres reenamorados pueden hacerse daño, pero nunca cambiaran lo que verdaderamente sienten. La clave del reenamoramiento es la paciencia y el silencio. La paciencia es útil para esperar antes de actuar, el silencio es imprescindible para poder escuchar. El camino del reenamoramiento es difícil pues se presenta después del abismo del rompimiento. El reenamoramiento es un camino lleno de dudas y problemas externos. ¿Quisieras reenamorarte? Avanza por el sendero del reenamoramiento si has sido capaz de sentir, errar y reaccionar, pero sobre todo si tienes la valentía para llegar a lo eterno. La única instrucción de este manual es la siguiente: Se honesta contigo misma, no pretendas nada y confía en la fuerza de tu espíritu, que se unirá al de tu ser amado.