Los libros de texto patito

Published by El abajo firmante under on 8:00:00 p. m.
Los textos son patito, la educación de la infancia y juventud mexicanas están en manos del duopolio televisivo. Se les enseña a los niños como primer paso en la escuela a obedecer. Se les marca con números de lista para facilitar su posterior incorporación a sistemas donde la alienación los convertirá en estadísticas y dejarán de ser seres humano para convertirse en recursos humanos.

Para los sindicatos de maestros los niños no son importantes. Su futuro menos, a no ser que sean seres destinados a la docencia y puedan perpetuar la gran ignorancia mexicana. Estoy realmente molesto con la forma en que se enseña en México. Enumeraré algunos puntos que creo deberían cambiarse, pero en cuanto los platico con profesores (especialmente de la maquiavélica sección 22) son rechazados porque se perdería el control de la educación, se minimizaría el poder combativo del magisterio oaxaqueño o bien perderían el gran poder de la ignorancia.

Desde hace años (lustros, décadas) parece ser que la consigna de la enseñanza pública en México es "pártanles la madre". Se usa lo mismo para referirse al intelecto, creatividad y capacidad de crítica de los educandos como para las reformas que con buena o mala se proponen para modificar (ojo no digo mejorar) la educación en el país.

Se dice que no todos los conservadores son idiotas pero todos los idiotas son conservadores y el sindicato de maestros se empeña en conservar las tradiciones que mantienen al país jodido, no puedo usar otra palabra.

Los niños aprenden con ejemplos. Y el ejemplo que dan los profesores mexicanos es simple, evitan el trabajo y la responsabilidad, prefieren perder clases y plantarse en manifestaciones sin sentido dañando patrimonio cultural incluso que protestar contra el sistema inculcando ideas en los niños y jóvenes. Que diferente sería este país si en vez de plantarse como indigentes en las plazas se formaran en brigadas de conciencia y recorrieran colonias con jornadas culturales. Una obra de teatro tendría un impacto en en inconsciente colectivo mucho mayor y con mejores resultados a futuro que la imagen de un maestro marchando bajo el sol gritando mentadas de madre contra los políticos que su sindicato apoyó para llegar al poder y por los que seguramente ellos votaron, si no es que ni el valor cívico de votar tuvieron.

Cada año el martirio para los padres de familia es el mismo, llegan las clases, los niños necesitan ropa, libros, libretas, colores, uniformes. Cada año los niños son la fuente de capitalización de crueles monopolios pesudoeducativos. Los padres sufren comprando, empeñando, pidiendo prestado para que sus hijos tengan una educación. Y ojo, porque por ley la educación en el país es gratuita. Y finalmente gastan miles de pesos, quincena y media por semana para que sus hijos lleguen a escuelas donde lo primero que aprenderán será a no pensar, quedarse quietecitos, no preguntar y ni por error tener una idea crítica.

Y luego luego, como si estuviera diseñado el calendario para ello se les inyecta el amor patriótico y en lugar de enseñarles cosas de provecho los profesores se ponen a planear los movimientos políticos y sindicales que se generarán. A organizar los festejos (gastos) de fiestas de dependencia e involución. Con los muertos atravesados en medio, y los niños desde el jardín empezarán a pedir. Nomás por sus lindos trajes, les darán dulces y el niño formará desde esa temprana e hiperreceptiva edad la idea de que es bueno disfrazarse para conseguir lo que se desea. Años después nos quejaremos que esos niños se hayan convertido en líderes charros.

Llegará diciembre y el consumismo de los aguinaldos, los docentes (violando como siempre la laicicidad de la educación) se referirán a las "fiestas" como la navidá y nunca como celebraciones o conmemoraciones decembrinas. Regresarán los niños en enero, frustrados por los regalos de reyes recibidos.

Ya sus traseritos estarán planos y las mentes empezando a cuadrarse. Sabrán el "sangrito" y recitarán selevantaenelmástilmibandera, pero NPI de lo que coraje, esperanza o paz significan. La única esperanza que tendrán será la llegada del recreo en que saldrán a jugar y desfogar la represión del sistema cuadrado de enseñanza mexicana, comeran porquerías en la cooperativa de la escuela que solo ayudarán a mantener su subalimentación en los estándares para que puedan aprender a lavar platos, pegar ladrillos o cortar hortalizas y en su momento migrar pal norte. De coraje imposible hablar, si desde el primer día les coartamos la libertad de expresión en las aulas. La única paz que conocerán si tienen suerte será la del sueño, siempre madrugadoramente interrumpido para ir a la escuela.

Creerán que todos los mexicanos, no importa donde hayan nacido o cuál sea su origen étnico, somos aztecas. Y oh sorpresa, de la conquista y colonia ni por enterados se darán. Justo en ciclo escolar en que los festejos del bicentenario se llevarán a cabo borran de los libros de historia esos dos maravillosos capítulos.

Estas generaciones quedarán excluidas hasta de la cultura general pues ni sabrán lo que malinchismo significa o de donde viene la mal interpretada palabra. No podrán ni imaginar los alcances de la creatividad humana y creerán que cualquier pirámide prehispánica es obra de lso ovnis o se construyeron expresamente para atraer turistas pero nunca serán tan atrayentes como la playa y en lugar de soñar con visitar chichén su máxima ilusión será ir a nacapulco a ver chilangos borrachos ensuciando las playas. El espectáculo no les parecerá anormal pues ya vieron que sus profesores hacen lo mismo con las calles donde marchan o se plantan exigiendo mejores condiciones de trabajo.

¿Alguien ha protestado exigiendo mejores condiciones de enseñanza?
Ya basta de crear generaciones de pendejos, carne de maquila y mexicanos alienados por el fucho, y las tetonas televisa. Carajo por dignidad si llevan a sus niños a las escuelas tengan cuidado. Están a punto de entregar una (o varias, dependiendo de su capacidad reproductiva) vidas al gran sistema de involución ideológica que es la educación en México.

Como ciudadano propongo dos cosas, la primera quemar los libros de texto patito y exigir a los profesores que suplan la falta de muletas con estudio. Y en segunda que en cada saló de clases los padres y maestros firmen un acuerdo en que se comprometan a mejorar la calidad de vida de los infantes. Sé que en este país pedir cosas como tres comidas diarias por niño es casi imposible pero nunca será imposible una buena idea, una palabra de aliento y al menos una vez por semana que se provoque que los niños tengan ideas y se les deje opinar y sobre todo decidir.

Sueño imposibles, lo sé. Pero antes de cortar de tajo la capacidad de sus hijos mejor piensen un poco y háganlos pensar. Eviten a toda costa que los maestros les enseñen sus mañas y nieguense rotundamente a gastar un solo peso en actividades escolares que no generen diversión positiva, pensamiento crítico y fomenten la independencia de los niños. De lo contrario lectores ni sueñen con que este país algún día mejore la situación en que se encuentra.

2 reclamos y/o mentadas.:

Kary Palax dijo... @ 31 de agosto de 2009, 23:11

BRAVO!!!!
criticas y propuestas,por cierto según la reforma educativa 2009,es muchisisimo mas importante saber hacer que saber...bueno exactamente dice esto:
"Poseer sólo conocimientos o habilidades no significa ser competente: se pueden conocer
las reglas gramaticales, pero ser incapaz de redactar una carta; se pueden
enumerar los derechos humanos y, sin embargo, discriminar a las personas con
alguna discapacidad"
aja demasiado prometedora,pues por un lado afirma promover la multiculturalidad de méxico pero hasta donde yo se no hay ni una sola materia que hable d los pueblos indigenas de nuestro país(bueno creo q en geografia lo tocan,pero superficialmente),las clases que se imparten ,como ya mencionaste, son deficientes . Sin embargo hay docentes(pocos)que hacen la diferencia... me gustaria ser uno de ellos.
saludos

la MaLquEridA dijo... @ 1 de septiembre de 2009, 19:13

Hace mucho que mis hijos salieron de la escuela, no sé como estén ahora, pero si se que la educación está muy mal.
Estoy de acuerdo en que el comportamiento de los maestros es deplorable y da vergüenza verlos, esos son nuestros maestros.
No hay compromiso con nada, es una vergúenza todo lo que pasa.
Tienes razón en todo lo que dices, pero... quién te oye?
Yo te leí y ahora qué?
Yo puedo hacer algo?
¿qué?....
dime...

Publicar un comentario