Cuento preparatoriano

Published by El abajo firmante under , on 11:40:00 p. m.
En algún bosque dentro del enorme paisaje del alma humana se encontraba el corazón vagando cuando se encontró con un sentimiento recién nacido a un lado del camino, lo recogió y decidió nombrarlo pasión, no sabia porque pero le pareció un buen nombre. Después de algunos días noto que su nuevo hijo era en extremo impulsivo y no media el peligro, pronto cayo en mas de un cañón del alma, tropezó con varios espinos del camino del dolor, se perdió en la zona prohibida por la costumbre y termino suicidándose al arrojarse sin miramientos a la laguna del desenfreno, termino ahogado por si mismo.
La mente, mas precavida, también encontró ese mismo día otro ser perdido, lo llamo razón y lo tomo como su hijo, le previno contra todo, contra todos. El joven termino convertido en miedo, temía tanto al mundo que hasta a la propia mente le guardaba secretos. Decía que el por ser razón, no necesitaba anda mas que la comprobación de si mismo. Así que decidió alejarse de su madre; con esto el también se suicido pues no logro imaginar (la imaginación era un solo una prima soñadora) que el vivía solo en su madre y través de ella. Pronto alejado de la mente se transformo en locura, no se escuchaba ni a si mismo y se perdió en una cueva llamada olvido.
Buscando a sus hijos, mente y corazón se encontraron y platicaron sus historias, su paternidad frustrada y la vida corta de sus hijos. El corazón dijo que lo sentía y la mente que lo lamentaba, decidieron caminado juntos crearon un lazo entre ambos. Ese lazo no tenia nada más que esperar que a la brevedad, el no ser nada más que un momento. Pero mente y corazón decidieron y quisieron pasear por el alma un poco, recordando a sus hijos y sintiendo cada paso de su vida. Pronto llegaron a la laguna de la desesperación, visitaron también el valle del encanto y con esfuerzo subieron a la montaña de la voluntad, bajaron por la ladera de la realidad y mas allá de ella encontraron una roca de ilusión, indestructible y fuerte como la esperanza sobre la cual descansaba, ahi se sentaron por un tiempo. La mente descanso y el corazón apaciguo sus latidos, en el silencio de la calma notaron que sobre su lazo jugaba un niño, era tierno y a la vez irradiaba vitalidad, en ese momento ellos sabían que era producto de su viaje, lo adoptaron y cuidaron de su formación, lo paseaban por todo el mundo de sentimientos y reconocían en el rasgos de sus dos hijos, lo previnieron contra el mundo pero al mismo tiempo lo alentaban a no limitarse, el nunca se limito en nada solo que guardo distancia entre sus pasos y al cueva del olvido. Así creció, jugando en la ilusión alimentándose de esperanza y con fortaleza como compañera.
Se reservaron el nombre hasta que fue lo suficientemente maduro para comprenderse, por algún tiempo lo llamaron cariño y cuando maduro el mismo se nombro amor, se sorprendieron de su independencia pero respetaron su individualidad, después supieron que era lo mejor que entre sus manos pudo crecer aunque sabían bien que ellos mismos eras insuficientes para contenerlo, así que lo dejaron navegar en las aguas de la libertad. Periódicamente los visita y escucha sus consejos aceptando la motivación pero guiándose siempre por si mismo.

0 reclamos y/o mentadas.:

Publicar un comentario